Portada

Portada

sábado, 2 de julio de 2011

Verano, descanso y reflexión

La verdad que después de cuatro años vividos con tanta intensidad se agradecen unos días de playa, de andar por la sierra, de recuperar la bicicleta, de subir a la Chaparra, y, sobre todas las cosas, de estar tranquilamente con los niños sin mirar el reloj. Es un tiempo que inevitablemente ha de acabarse y que sé, indudablemente, que pronto me empezaría a aburrir, pero ahora toca disfrutar de ello y en eso estoy.

En estos días se han celebrado los debates del Estado de la Nación y del Estado de la Comunidad, ambos han tenido cosas en común, hemos podido ver por un lado como, tanto Jose Antonio Griñán, como Jose Luís Rodríguez Zapatero, están preocupados por la situación actual, como tienen ideas y propuestas claras para cambiar nuestro modelo productivo, como apuestan por la formación, la innovación, la reordenación del sector financiero, la mejora de nuestras infraestructuras y la salvaguarda de los derechos sociales que tan necesarios son para los ciudadanos mas vulnerables de nuestra sociedad. Y es que hay que poner el acento en la hipocresía de la derecha española en lo que a su discurso social se refiere. Si hace años no dudaban en decir abiertamente que las políticas sociales debían ser introducidas en el mercado de servicios como productos que debían comercializar empresas privadas porque la mano invisible del mercado, según ellos, todo lo reparte de forma eficiente; desde hace unos años, a la vista de que ese discurso les daba un pésimo resultado electoral, decidieron cambiarlo por una estrategia mas sutil y provechosa a sus intereses. Se trata de defender que en el ámbito de las políticas sociales nada se toque, aun cuando las circunstancias demográficas, económicas y sociales nos dibujen una nueva realidad que haga que los sistemas ideados hace veinte años sean difícilmente viables de cara al futuro, con ello sus resultados electorales mejoran gracias a una demogogia en la que se alzan, ante la opinión publica, como defensores de los sistemas actuales, a sabiendas de que esa postura es, en realidad, una apuesta  porque dentro de unos años dichos sistemas quiebren pudiendo así privatizarlos y mercantilizarlos.

Bueno, decía que Zapatero y Griñán han presentado una batería de propuestas entre las que cabe destacar ayudas para que quienes dejaron los estudios puedan reincorporarse a la formación, mejora de las condiciones en las que se ejecutan las hipotecas para aquellas personas que tienen la desgracia de no poder hacer frente al pago de su vivienda, préstamos para que los ayuntamientos hagan frente a las facturas que deben a los proveedores, generando con ello liquidez a los mismos, ayudas y desgravaciones fiscales a aquellas personas que se decidan a montar una empresa, etc.; mientras tanto Rajoy y Arenas se han limitado a pedir elecciones ya. No han mostrado una sola propuesta, no han presentado una sola alternativa, según ellos, con que se celebren elecciones y las ganen, todo arreglado. Confunden, como siempre, sus intereses particulares con los intereses reales de nuestro país, se les ve demasiado el plumero, se les nota a la legua que lo único que los mueve es su ansia de poder y sus ganas de ser presidentes después de ser los dos lideres políticos europeos con mas derrotas electorales a sus espaldas.

Este tiempo esta siendo para mi también tiempo de reflexión sobre como debemos encarar los socialistas de Lanjarón la labor de oposición. En este sentido hay algunas cosas que han de estar claras.

Primero: Una buena parte de cual sea nuestra actitud esta en manos del nuevo Equipo de Gobierno. En la medida que nos abran espacios de participación, en la medida que nos den representación en los órganos e instituciones municipales y supramunicipales, en definitiva, en la medida que apuesten por el diálogo, nuestra actitud será de una mayor corresponsabilidad y colaboración, en la medida que se nos mantenga al margen de todo, en la medida que se nos excluya de la toma de decisiones clave para nuestro pueblo, el único espacio que nos quedará será el de la exigencia.

Segundo: El actual Alcalde dijo en su discurso de investidura que quería una legislatura sin denuncias, a esto creo que hay que decirle que, ¡y yo!, ¡y todos!, pero ello solo tiene un remedio, cumplir la ley en todos sus extremos. Si cumplen las leyes pueden estar seguros de que no serán denunciados, si conceden licencias de obras a sabiendas de que son ilegales, si permiten que determinados vecinos construyan sin licencia en espacios destinados a vía pública, si empadronan gente con la intención de manipular el censo electoral para así alterar el resultado de las elecciones etc., que sepan que el PSOE de Lanjarón no dudara en acudir a los tribunales.

Tercero: Nuestra oposición será una oposición rigurosa, que dará sus opiniones basándose en datos objetivos contenidos en documentos oficiales, nuestra oposición no se basará en mentiras, calumnias y rumores y, por supuesto, nuestra oposición será a cara descubierta, con nuestros nombres y apellidos. El PSOE de Lanjarón no va a hacer oposición desde anónimos, ni seudónimos en foros de internet, el PSOE de Lanjarón no va a alojar en su página Web ningún enlace a blog de gente que no dice quien es, a blogs de cobardes mentirosos que, ¿Cómo serán para autodenominarse con nombre de cuadrúpedos de colores?. Quien no es capaz de dar su opinión con su nombre y apellidos demuestra tres cosas: Que lo que dice es mentira, que es un cobarde y que se avergüenza de ser quien es. Aun así, si el burro azul, que así debería de llamarse por su talante y por los colores políticos que defiende, está tan seguro de sus afirmaciones, solo tiene que decir quien es, dar la cara, y entablamos un debate con datos y con documentos. No lo hará, sus complejos se lo impiden.

Me parece que ya esta bien por hoy que es sábado y hace mucho calor. Un fuerte abrazo y disfrutad del verano.

Refugio de Ventura con el Pico del Caballo asomándose al fondo


Publicar un comentario