Portada

Portada

martes, 20 de diciembre de 2011

Muy a bote pronto

Pues ya nos ha dado Mariano Rajoy su discurso sobre como nos va a sacar de la crisis. Y es que resulta que era necesario el discurso, el cambio de gobierno en sí mismo no tiene los efectos taumatúrgicos que él le había atribuido en todos sus debates de los últimos cuatro años con Zapatero.

Nos hemos enterado de que hay que rebajar el gasto de las administraciones en más de 16.000 millones de euros, pero no nos concreta muy bien en que partidas se va a reducir el gasto. Reducciones de gasto que ellos llaman recortes si los hace Zapatero y ajustes si los hace Rajoy. El lenguaje nunca es inocente.

También nos ha dicho que no va a haber puentes de más de tres días, yo no lo veo mal del todo, pero ¿por qué hay que llevar el festivo al lunes más cercano? Si cae en jueves, es más lógico llevarlo al viernes. Por otro lado ¿Cómo va a evitar que un trabajador, con derecho a ello, solicite como asuntos propios el martes posterior al lunes festivo? porque esto da lugar a un nuevo puente de cuatro días. Tampoco me quedó a mí muy claro eso de las fiestas con arraigo social. Vale. sí, Noche Buena, Noche Vieja, Semana Santa, Constitución, ¿Hispanidad? ¿Festividades de Comunidades Autónomas? Es que si son todas estas, ¿Cuantas realmente quedan para pasarlas al lunes? ¿Las fiestas de los pueblos? Poco ahorro veo yo ahí.

Nos ha anunciado Mariano Rajoy un Bachillerato de tres años. Tampoco lo veo mal, pero un año más de educación son más alumnos en el sistema, por tanto más gasto, más necesidad de profesores, más gasto en materiales educativos, etc. Ya digo, yo no lo veo mal, puede que hasta lo vea bien, todo lo que sea que en nuestro país se estudie más, que haya mayor conocimiento, mayor cultura, será siempre bienvenido; pero no cuadra con su idea de reducir déficit y cuadra menos con las actuaciones en la materia de Madrid y Castilla la Mancha, comunidades gestionadas por el Partido Popular, o con la praxis de Cataluña, puesta como ejemplo por el propio Rajoy en la rueda de prensa posterior a su entrevista con el Rey.

Bonificaciones fiscales, ayudas a emprendeores autónomos y PYMES fueron un grueso importante del discurso, pero, volvemos a lo mismo, ¿de donde salen si no se quieren subir impuestos y la recaudación que hay en la actualidad es insuficiente para hacer frente a los gastos actuales y estos hay que reducirlos en 16.000 millones de euros? No salen las cuentas. Mucho me temo que lo peor es lo que no se dice. Tiempo para verlo.
Publicar un comentario