Portada

Portada

sábado, 10 de diciembre de 2011

Seis meses perdidos para Lanjarón

Leo en la sección de política del diario El País una iniciativa que el Partido Socialista de Euskadi, a través del Gobierno Vasco y los Grupos Municipales en los distintos Ayuntamientos, está poniendo en marcha para ayudar a las familias afectadas por desahucios. Es una medida de compromiso social, implantada de forma seria, sin populismos baratos ni demagogias.

Y es que ya han pasado seis meses de la formación de los nuevos Ayuntamientos. Ha pasado ya el tiempo necesario para que podamos, cuando menos, intuir cual es el camino por el que transitarán nuestros Ayuntamientos durante los próximos años.

Aquí en Lanjarón, como en casi todas partes, la campaña electoral estuvo marcada por el desempleo, tema al que me he referido en anteriores entradas de este blog y a las que creo, que pasado un tiempo, hay que volver a echar un vistazo. 




Defendí, nada más comenzar este blog, que la crisis a Lanjarón le había alcanzado estando ya en crisis, que nuestro pueblo lleva décadas produciendo emigración aunque en las últimas quedara maquillada por el hecho de que nuestros vecinos accedían a destinos laborales más cercanos que les permitían mantener aquí su residencia aunque nuestro pueblo no diera oportunidades de empleo.

Defendí, en artículos, mítines, debates y charlas, que la creación de empleo duradero y estable no era cosa sencilla, que requería de un cambio profundo en nuestro pueblo y que, quienes gobernábamos el Ayuntamiento entonces, teníamos una estrategia clara al respecto. Creación y puesta en valor de nuevos atractivos turísticos, construyendo museos que muestren lo mejor de nosotros mismos, Museo del Agua, Museo de la Miel; valorizando nuestro paisaje y valores naturales, potenciando actividades como el senderismo y el mountain bike, para ello, iniciamos obras de recuperación de senderos, construcción de miradores y señalización de rutas. Ahora tocaría editar mapas y guías, donde se interpretaran los hitos y características más importantes de los paisajes por los que pasan esos senderos y rutas. Los paisajes del agua.

Además de lo anterior, trabajamos potenciando el Turismo de salud, clásico motor de desarrollo económico de nuestro municipio, y lo hicimos configurando la calle principal de Lanjarón como un paseo, convirtiendo Lanjarón en un pueblo para las personas frente al pueblo de los coches que defiende y ha defendido siempre el PP. Lo hicimos apoyando en el seno de la Iniciativa de Turismo Sostenible de la Junta de Andalucía los proyectos de nuevos hoteles que surgían de la iniciativa privada de nuestro pueblo. De dos que presentamos uno ya ha abierto sus puertas. Lo hicimos, también, apoyando que los hoteles ya creados tuvieran acceso a la financiación necesaria para acometer las reformas imprescindibles para dotarlos de competitividad en su segmento de mercado. En esta última línea, aun queda bastante trabajo por hacer. Hay que convencer a las administraciones superiores de que no basta con crear infraestructura nueva y de mayor nivel, que es necesaria, muy necesaria, pero que también debemos luchar por mantener la industria turística ya existente y que mantiene un buen número de puestos de trabajo.

Comenzamos a dotar a Lanjarón de infraestructuras deportivas que, aparte de prestar servicios a la población local, complementaban la oferta de servicios a ofrecer por parte de nuestro balneario y hoteles, estando así preparados para trabajar el, cada vez más en auge, turismo deportivo.

Turismo deportivo, turismo de salud, turismo de naturaleza y puesta en valor de nuestras tradiciones, con servicios modernos y competitivos en un pueblo agradable sin ruidos y limpio, esa era parte de la apuesta.

Otra parte importante era la creación del Polígono Industrial Fuente Aporta, un espacio preparado para que, cuando pase esta crisis, Lanjarón esté listo para acoger inversiones productivas, para que aquellos de nuestros vecinos que opten por poner en marcha una idea emprendedora lo puedan hacer en nuestro municipio. Ahora es el tiempo de hacerlo, ahora hay que aprovechar para prepararse.

Este polígono industrial ganaría mucha competitividad con unos mejores accesos a nuestro municipio, de ahí, que trabajáramos intensamente, codo con codo, con la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucía para la redacción y aprobación del proyecto de nueva carretera a Lanjarón.

Todos estos sectores económicos tenían que crear un pueblo con más oportunidades de empleo a medio plazo, pero para que estas oportunidades de empleo fueran aprovechadas por los vecinos de Lanjarón, estos debían de competir en pie de igualdad con cualquier trabajador de cualquier parte, y para ello, no hay mayor garantía que la formación. Así, construimos un centro de formación, del que hasta entonces carecía nuestro pueblo, para que se pudieran impartir cursos de Formación Profesional para el Empleo y se solicitaron e impartieron experiencias como el Taller de Empleo de Energías Renovables, cursos de geriatría, de mantenimiento de energía solar térmica, de ingles comercial, de competencias informáticas, de trabajo forestal….

Y para, además de crear empleo, que Lanjarón fuera un pueblo con atractivo para residir en él, se apostó fuertemente por unos servicios sociales avanzados, que como digo, generan empleo por sí mismos pero ofrecen a las familias un mayor bienestar y hacen de nuestro pueblo un lugar más justo y solidario. Se construyó el Centro Infantil, que acaba de abrir sus puertas, con dos meses de retraso y un sobrecoste de más de 50.000 euros gracias a las pésimas gestiones del PP. Recuperamos para Lanjarón el edificio en el que se ha construido el Centro de Día y compramos los terrenos para la construcción de una Residencia para personas mayores.

Este era nuestro camino para crear empleo de verdad, para dotar de oportunidades a Lanjarón  y a sus vecinos. Frente a este proyecto, el PP se dedicó, demagógicamente, a culpabilizar al PSOE, conmigo a la cabeza, de todo el desempleo de Lanjarón, olvidando la historia de nuestro pueblo, olvidando las circunstancias económicas nacionales e internacionales en las que nos movemos, olvidando las leyes que definen las competencias y los procedimientos por los que se ha de regir el Ayuntamiento, prometiendo, a todo desempleado con el que se encontraban, que le iban a dar trabajo en el Ayuntamiento. Aprovechándose de la necesidad de muchos vecinos con el único objetivo de colmar sus anhelos de poder que a su vez les permitirían, los que realmente eran sus dos únicos objetivos, primero y principal, autoemplearse ellos, fijándose sueldos que van a costarle al pueblo de Lanjarón alrededor de 120 millones de pesetas en la legislatura, sin contar los de sus asesores, y segundo, necesario para el primero, desprestigiar tanto al PSOE y a Mariano Ruiz, que dejaran de ser una opción de gobierno y así mantener ellos sus sueldos el mayor tiempo posible. 

Porque, en seis meses, ¿qué proyectos nos ha presentado nuestro Alcalde? Un tanatorio en un lugar que no se puede hacer porque no reúne ninguna de las condiciones necesarias, una fuente en la plaza, en el centro, rompiendo el lugar en el que el Equipo de Gobierno anterior tenía previsto construirla y que permitía un mayor aprovechamiento de uno de nuestros mejores espacios públicos; y una auditoría que nos va a costar otro pellizco de forma innecesaria, por cierto, ¿creéis que al final la pagará el Alcalde de su bolsillo como prometió en el diario Ideal? Mucho me da que todo quedará en una bravuconada vacía.

Y mientras, los datos del desempleo han empeorado desde que gobierna el PP hasta en el verano, lo que no había ocurrido nunca en Lanjarón, no sabemos nada de los planes que tiene para la formación el Equipo de Gobierno, no se reciben subvenciones para acometer nuevas infraestructuras con las que mejorar Lanjarón y dar trabajo temporal a algunos de sus vecinos, se ha vuelto a paralizar el Polígono Industrial, se ha paralizado el PGOU y el PERI1, documentos fundamentales para una adecuada gestión sostenible de nuestro urbanismo y paisaje, lejos de editar mapas y guías de nuestros senderos, se vuelve a permitir el entubamiento de acequias con el consiguiente peligro para nuestro castañar. 

Seis meses perdidos y tres años y medio por delante sin visos de mejora, porque en los pocos Plenos que hemos tenido en estos seis meses no se ha hablado de ningún proyecto, y de lo que no se ponen los cimientos en el primer año, difícilmente se realiza en una legislatura.

Un abrazo y sed felices, merece la pena.

Publicar un comentario