Portada

Portada

viernes, 9 de marzo de 2012

Responsabilidad, Panfletos. No nos callarán.

Desde que cambió el Gobierno Municipal de Lanjarón me he visto en la obligación, en numerosas ocasiones, de poner de manifiesto una campaña de desprestigio personal orquestada desde el PP de Lanjarón contra mí. Una campaña con finalidades perfectamente definidas. Se trata, por una parte, de satisfacer las ansias de venganza de la ex-Parlamentaria, Lidia Reyes, que tiene entre sus prioridades fundamentales hacerme pagar por haberla sentado en el banquillo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y haber demostrado que manipuló el censo electoral de 2007 con la intención de ganar de forma fraudulenta las elecciones municipales de ese año. Estos hechos no han sido castigados, porque el último juez que vio el caso dijo que hacer esto no era delito, pero en ningún momento negó que los hechos fueran ciertos. Los dos jueces que habían visto el caso anteriormente imputaban a esta señora los delitos de Prevaricación, Delito Electoral y Falsedad Documental.

Auto de acusación contra Lidia Reyes del Juez Miguel Pasquau

El segundo objetivo de esta campaña de desprestigio es vacunarse contra el total incumplimiento electoral de Eric Escobedo como Alcalde de Lanjarón. Una persona que, de forma totalmente malintencionada, prometió en campaña electoral todo lo prometible, que tuvo los pocos escrúpulos de aprovecharse de la necesidad de muchos padres de familia en paro para arrancarles el voto con la falsa promesa de un puesto de trabajo en el Ayuntamiento de Lanjarón; ahora necesita decir que Mariano Ruiz y el PSOE le han dejado una situación muy mala para así esconder lo que es un engaño perpetrado, de forma premeditada y consciente, con la sola intención de hacerse con la Alcaldía y resolver el problema de paro de él, de sus Concejales y el de cuatro amigos mas.

El tercer objetivo es intentar que los socialistas no seamos una alternativa electoral dentro de tres años, cuando se celebren nuevamente elecciones municipales. El margen por el que ganaron las elecciones es muy estrecho, solo 26 votos, en un escenario de crisis económica y habiendo engañado a muchas familias de Lanjarón, sus expectativas electorales son muy poco halagüeñas de cara a unas municipales. Su única esperanza es decir que los demás somos peores que ellos. Su única esperanza, no es conseguir la confianza de los ciudadanos, es conseguir la desconfianza de los ciudadanos hacia los demás, concretamente hacia mí y hacia el PSOE. Aunque no lo puedan decir, no son tan tontos como para no ver que la gestión realizada por  nuestro gobierno en los últimos cuatro años es inalcanzable para ellos.

Frente a esta campaña, he tomado, de forma personal, pero también de forma colectiva con los compañeros del PSOE de Lanjarón, dos vías de trabajo. la primera ha consistido en desmentir las mentiras o en aclarar y dar explicaciones sobre aquellas informaciones que el PP ha ofrecido de forma sesgada para dar una imagen falsa de la realidad; y dos, poner, por encima de todo, el interés de Lanjarón y no entrar en una guerra de desprestigio que no beneficia nadie. No me canso de decirlo, vivimos tiempos difíciles, vivimos una complicadísima crisis económica, lo decía gobernando y lo digo en la oposición. De ahí, que esté convencido de que es necesario sumar esfuerzos, de que es necesario no guardarse ninguna idea que pueda servir de solución, por pequeña que esta sea; de ahí, que haya mostrado mi predisposición a dialogar desde el minuto uno de esta legislatura, de ahí, que trague con las calumnias, con el dolor de ver al Alcalde apoyando en un juzgado a quienes le han dado una paliza mi hermano, con los rumores de todo tipo que no nacen, ni mucho menos, de forma inocente. Lanjarón y sus vecinos por encima de todo. Responsabilidad, porque cuando se representa al 43% de los votantes uno es, por encima de sí mismo, responsable de esta representación.

Sin embargo, frente a esta actitud responsable del PSOE de Lanjarón en general y mía en particular, lo que hemos recibido es un mayor recrudecimiento de los ataques, mayores calumnias, mayor información sesgada y sacada de contexto, mayores dosis de enfrentamiento y crispación. Y todo esto se hace, cuando Eric Escobedo y su Equipo están haciendo auténticos disparates en la gestión diaria de nuestro Ayuntamiento, cuando han decidido pagar un sueldo a una trabajadora que deben readmitir por orden judicial porque la despidieron para colocar en su lugar a la número nueve de la lista del PP. ¿Es concebible que se diga por todas partes que el Ayuntamiento no tiene dinero y mientras se le diga a una trabajadora, que sí, que se le va a pagar su sueldo, pero sin que trabaje porque no se la quiere ver por el Ayuntamiento? ¿Es concebible que se diga que no hay dinero para ayudar a las familias necesitadas a las que se engañó en la campaña electoral y sí haya dinero para pagar al Alcalde, a cuatro Concejales y a tres integrantes mas de la lista del PP? ¿Se puede hacer esto después de haber criticado toda la legislatura anterior que cobrara yo como Alcalde y tuviera dos personas contratadas para ayudarme a mí y a mis Concejales, ya que estos trabajaban para el Ayuntamiento sin cobrar nada y teniendo, como es lógico, que cumplir con sus obligaciones laborales en sus respectivos trabajos?

¿Se puede salir orgulloso a decir que en los ocho meses que llevan gobernando han conseguido 130.000 euros en subvenciones cuando sus salarios nos han costado más de 170.000?

¿Se puede hacer todo esto y además calumniar a los que estamos enfrente sin temer que te pongan al descubierto?

Como decía más arriba, estamos viviendo momentos de dificultad, desde el PSOE estamos dispuestos a arrimar el hombro, a colaborar. Sabemos de lo importante que es trabajar todos juntos y nos ofrecemos a ello, pero eso no es contradictorio con defender nuestra honradez al frente del Ayuntamiento de Lanjarón cuando tuvimos el honor y la responsabilidad de gobernarlo. Ello no es contradictorio con poner encima de la mesa los atropellos que está llevando a cabo el Partido Popular en Lanjarón desde que gobierna.

Espero que desde el PP reflexionen. Nosotros somos la oposición porque así lo quisieron 26 personas mas de las que quisieron que fuéramos gobierno, pero el PP es gobierno y ha de gobernar. Si el PP también es oposición ¿Quién gobierna en nuestro pueblo? Si se emprende una espiral de desprestigio generalizado, ¿Vamos a conseguir mejores soluciones para Lanjarón? Si se quiebra la convivencia en un pueblo de las dimensiones de Lanjarón ¿Quién gana?

¿Hasta donde llegará la irresponsabilidad del PP? ¿Qué pasará si se agota nuestra responsabilidad? ¿Es para esto para lo que nos votan los vecinos? ¿Por qué nuestro Alcalde prefiere hacer política panfletaria en lugar de convocar Plenos con cámaras de Televisión para que los vecinos conozcan los argumentos de unos y otros?

Lanzar panfletos lo puede hacer cualquiera, debatir los problemas de los ciudadanos en un Pleno solo lo podemos hacer los Concejales y gobernar un pueblo solo lo puede hacer el Alcalde. Si Eric Escobedo se presentó a las elecciones para ser Alcalde, ¿por qué cuando sale elegido no ejerce como tal? Esperemos que algún día abra los ojos.

Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

Música de fin de semana, con dedicatoria especial para Noelia, tú sabes por qué. (Por tanto).

Publicar un comentario