Portada

Portada

sábado, 17 de noviembre de 2012

A mí no me extraña. Acerca de las declaraciones de Maria Antonia Trujillo.


Hoy, las redes sociales echan humo con unas declaraciones de la que fuera hace tiempo ministra socialista de vivienda Maria Antonia Trujillo. Nos viene a decir la señora con respecto a la ola de desahucios que se están viviendo en España, que “quien tenga deudas que las pague”, que ella no compra lo que no puede pagar. Estas manifestaciones denotan, primero, un gran cinismo, las miles de familias que se están viendo desahuciadas cuando se hipotecaron, lo hicieron porque podían pagar su hipoteca, tenían trabajo, en la mayoría de los casos los dos miembros del matrimonio, si embargo, ahora, se encuentran en desempleo y no pueden pagar, pero el desempleo ha venido con posterioridad a la firma de la hipoteca. En segundo lugar denotan un enorme grado de ignorancia, porque  las hipotecas se firmaron por un valor muy alto, estaban infladas; pero no pensará esta señora que era el hipotecado el que las inflaba, no pensará esta señora que el hipotecado quería pagar diez por una casa que valía cinco. ¿Desconoce la señora Trujillo, habiendo sido ministra del ramo, que esa sobrevaloración era el beneficio de especuladores que ganaban millones con solo cambiar la vivienda de nombre, sin hacerle mejora alguna, sin añadirle valor y sí mucho precio; muchas veces comprando sobre plano y vendiendo antes de que se terminara la construcción?. Además, ¿olvida la señora Trujillo que los bancos antes de conceder una hipoteca han de medir el riesgo de impago que puede haber en esa operación? ¿Quiere decir la señora Trujillo que los bancos no son en nada responsables de lo que está pasando?

Preocupa, seriamente, comprobar que alguien con esos déficits ha llegado a ser ministra del gobierno de España, y la sorpresa es mayor, si pensamos que lo ha sido bajo las siglas del Partido Socialista Obrero Español.

Pero, como dice el título de este artículo, a mí no me sorprende.  El Partido Socialista ha gozado de bastante poder en nuestro país en estos treinta años de democracia, los ciudadanos nos han confiado el gobierno de muchos Ayuntamientos, de bastantes Comunidades Autónomas, de Diputaciones y durante 21 años del Gobierno Central. A este calor se acercaron a nosotros algunas personas que lo único que perseguían era el poder, una posición, un buen sueldo, otros, mejor no nombrar siquiera sus nombres, intereses y tramas que han dado lugar a sonados casos de corrupción. Todas estas personas, analfabetas en lo que significa ser socialista, tienen una nula sensibilidad contra la injusticia y un nulo compromiso con la igualdad como vehículo para alcanzar una verdadera libertad. Este es el caso, parece ser, de la protagonista de estas líneas.

Si algo tiene de bueno la oposición es que al no haber estas cuotas de poder, quienes se acercaron buscándolas acaban por irse, buscan playas mas placenteras, orillas donde sus intereses egoístas sean mejor satisfechos. Si el período de oposición es largo, veremos mas casos Trujillos en las filas del PSOE y yo, personalmente, me alegraré de cada uno de ellos. Siempre es una buena noticia que alguien que no está comprometido con los valores socialistas lo diga abiertamente.

Los buscadores de poder, aquellos que vinieron por un puesto, un buen sueldo y una posición de poder, nos han hecho mucho daño a los socialistas en particular y a los españoles en general. Aun quedan algunos, pero se acabarán por ir, esto ayudará a que el PSOE vuelva a ser el  Partido que siempre ha sido, el que mejor ha representado a los trabajadores, el que mayores cuotas de igualdad y libertad les ha dado a los Españoles, el que ha tenido siempre y  ha de tener, señora Trujillo, los mayores niveles de sensibilidad social.

Gracias por la sinceridad señora Trujillo, ahora entendemos por qué no se cambió la ley hipotecaria cuando gobernaba el PSOE, usted era la ministra y usted piensa como piensa, ahora lo tenemos, muchos, un poco mas claro, sin embargo, son muchas las familias cuyo horizonte, por su forma de pensar y su política, es hoy  oscuro, muy oscuro.

Feliz fín de semana a todos.

Publicar un comentario