Portada

Portada

martes, 16 de junio de 2015

Crónica de la toma de posesión. Dos Partidos, dos mundos, dos épocas

Por motivos obvios, no asistí a la toma de posesión de la nueva Corporación Municipal. He escuchado una grabación de la misma, he intercambiado impresiones con algunos asistentes y con mis compañeros que tomaron posesión como Concejales. Si algo me ha quedado claro es que el Partido Popular de Lanjarón, con Eric Escobedo al frente, vive en otro tiempo, un tiempo pasado que no es, para nada, el mas luminoso y próspero que ha tenido este país, el del Nacional-Catolicismo.

El primero de los discursos, bajo mi punto de vista, lo pronunció alguien que no abrió la boca, que no dijo nada y que no tomó, porque no ha sido elegido para ello, acta de Concejal. Herbert Troll, el que fuera candidato a la Alcaldía por GANEMOS en las últimas elecciones municipales apareció vestido de amarillo y con una pegatina de la empresa pública CORREOS en el pecho. Creo que su indumentaria era, en sí misma, un discurso lleno de contenido.

La segunda sorpresa de la sesión la protagonizaron los Concejales Socialistas que prometieron la Constitución, como debe ser; y lealtad al Jefe del Estado, como también debe ser; pero diciéndolo así, al Jefe del Estado. A mí, sinceramente, me parece mas acertada esta fórmula puesto que el Rey es Jefe del Estado porque así lo dispone la Constitución, mientras que Rey lo es por haber sido hijo de otra persona que también ha sido Rey. Al Jefe del Estado, todos le debemos lealtad y, mientras nuestra Constitución diga que el Jefe del Estado es un Rey, pues se le debe a un Rey, pero no por ser Rey, sino por ser Jefe del Estado.

Los Concejales del PP juraron el cargo todos, excepto uno que lo prometió, no estoy en condiciones de explicaros a que se debió esa disidencia.

Una vez tomada posesión del cargo por parte de los Concejales, se procedió a la elección de Alcalde y, como era previsible, el actual regidor renovó su mandato con los votos a favor de sus seis concejales y el suyo propio.

Luego vinieron los discursos. He podido escuchar y leer el que pronunció Raul en nombre del Partido Socialista. Para mí es magistral.  Leerlo y escucharlo me reafirma en que he tomado la decisión acertada dejando paso a nuevas personas. (Espero que lo publique en algún sitio y podáis leerlo todos, merece la pena). Raul ofreció consenso en las materias que lo hemos venido ofreciendo en los últimos años: Polígono Industrial, Creación de Empleo, reparto del empleo municipal, reactivación turística, defensa de los servicios esenciales como la educación, la sanidad, la dependencia. Raul enumeró, sin dejar ningún tema en el tintero, cuales son los retos de futuro a los que se enfrenta Lanjarón y ofreció también mano tendida para trabajar desde el PSOE por su consecución. Pero también dejó muy claro, que el respeto por los derechos fundamentales básicos no es negociable, la igualdad de todos los ciudadanos, la libertad de prensa, la libertad religiosa, la libertad política y de conciencia, eso no es negociable. Muy bien.

Mención aparte merece el capítulo de agradecimientos realizado por Raul; habla muy a las claras de quien es él, deja patente su altura de miras, su talante democrático, su integridad ética y su inteligencia. Tuvo agradecimientos para personas que fueron Concejales de la UCD o PP como José Orantes o Antonio Vega, recientemente fallecidos, a Concejales del PSOE como Francisco Rodríguez que está pasando un momento de salud muy, pero que muy difícil, a José Aguilera, a José Villaverde o a Juan José Gallardo. Agradecimientos muy merecidos. Como merecido era que alguien ¡por fin! tuviera un reconocimiento para el último Alcalde republicano de Lanjarón, Francisco Gálvez Peralta; Alcalde democrático que fue fusilado por defender la libertad y sus ideas socialistas. Alguien a quien le arrebataron su vida por hacer lo que otros hacemos ahora, defender nuestras ideas con nuestra conciencia y nuestra palabra. Era un acto de justicia. Con eso solo, Raul se ha ganado tener ya un lugar en la mejor de las páginas de la historia de los Plenos de nuestro Ayuntamiento.
Pero, si este agradecimiento no gustó nada a ciertos sectores de la derecha allí congregados, hubo otro que parece que a nuestro Alcalde le gustó menos. Raul agradeció su labor a los Alcaldes de la democracia que habían tenido conciencia democrática, y nombró a Francisco Vega, a José Antonio Ramos y a Mariano Ruiz.

No le debió gustar mucho este agradecimiento a nuestro Alcalde porque luego, en su turno de palabra, dijo que él se lo iba a gradecer a todos y no solo, como había hecho Raul a los suyos. Cuando escucho esto en la grabación, me sorprendo, ¡Francisco Vega, Antonio Vega, José Orantes, no eran del PSOE, eran de su partido! Acto seguido, dió su agradecimiento a José Rubio. Entonces lo entendí todo. Al decir que Raul solo agradecía a los suyos, nuestro Alcalde no se refería a los del PSOE, sino a los demócratas, al agradecerle él a José Rubio su labor, a un Alcalde que ha sido condenado por hacer trampas en unas elecciones, estaba dejándolo claro, él también agradece su labor los que no son demócratas y esos son los suyos frente a los que, según él, son los de Raul, los demócratas. No era una cuestión de siglas, era una cuestión de principios.
Más allá de eso, el discurso del Alcalde no ofreció nada en lo político, ni una propuesta, ni un proyecto, nada. Dijo que iba a seguir como hasta ahora, esperemos que no, esperemos que mejore en algo.

Y como en lo político no tenía mucho que decir, pues se dedicó a lo religioso, dando las gracias a San Sebastián y a un crucifijo que tiene en su despacho. En fin, desde el respeto a las creencias religiosas de cada cual; deberíamos ir asumiendo que cada cosa tiene lugar. Que el Pleno del Ayuntamiento representa a todos los ciudadanos y que el Alcalde no puede hacer este tipo de agradecimientos ahí porque él representa a los católicos, a los musulmanes, a los judíos, a los budistas, a los agnósticos, a los ateos, a todos. Si  quiere hacer agradecimientos religiosos de acuerdo a sus creencias, algo a lo que también tiene derecho; una vez terminado el Pleno, se acerca a la iglesia y allí da las gracias, pero no hay que mezclar lo político con lo religioso, no hay que olvidar que estamos en un Estado Aconfesional, lo dice la Constitución y él acababa de jurarla. Claro que la Constitución también garantiza el respeto a la integridad física de todos y él apoya las agresiones si son a familiares míos, también garantiza la libertad de prensa y él veta a TeleLanjarón, garantiza el derecho al honor y él lleva años calumniándome y difamándome.  ¿Se habrá leído si quiera la Constitución? ¿Sabrá lo que ha jurado?

Terminada la sesión plenaria, los seguidores del PP se fueron a celebrarlo a la piscina municipal. Un Partido Político no debe celebrar estas cosas en instalaciones municipales que son de todos y mantenemos entre todos con nuestros impuestos. Supongo, que la bebida y la comida la pagaron ellos de su bolsillo, ¡faltaría mas!; pero no queda bien que unas instalaciones, que son de todos, se usen para fiestas de un partido. Las instalaciones públicas las han de usar los Partidos en la campaña electoral, autorizadas por la Junta Electoral, para dar sus mítines y, fuera de campaña, a lo largo de la legislatura para aquellos actos informativos que decidan hacer. Celebrar fiestas de Partido en instalaciones municipales da muy mala imagen y puede dar lugar a muchos equívocos (y no voy a entrar en la legalidad del tema). Además, hay que decir que la electricidad, el agua y otros gastos de ese día, sí los pagamos, en teoría al menos, todos los vecinos de Lanjarón. Pero, en fin, eso es lo que hemos tenido, lo que tenemos y lo que nos espera cuatro años más; el Ayuntamiento convertido en un cortijo y nuestro Alcalde rindiendo homenaje a un condenado por fraude electoral. Suerte que Raul, en nombre de los socialistas de Lanjarón, defendió con muchísima dignidad los valores y principios de nuestra democracia.

Un abrazo.

Publicar un comentario