Portada

Portada

sábado, 17 de diciembre de 2016

Nuevos Fascismos

Retomo este blog ante la preocupación que me produce la deriva política que está tomando este mundo a todos los niveles.

Evidentemente, a estas alturas de la historia, solo unos pocos descerebrados se atreven a autodenominarse fascistas, pero, sin embargo, la cifra de ellos crece y, en muchos casos, la mayoría de las personas que los apoyan no son conscientes de serlo.

Los efectos que este nuevo fascismo tendrá en nuestra sociedad, en caso de seguir triunfando, como ya ha hecho en Estados Unidos, será el mismo que tuvo en el pasado. Lo importante no es la etiqueta, sino las acciones que conlleva.

Por ello, me ha parecido interesante, recordar, de forma rápida, cuales son las características básicas de un movimiento fascista, no sea que mucha gente, de buena fe, y sin ser consciente de ello, le esté dando una fuerza que pase una muy cara factura a nuestra democracia y convivencia.


  • Lo primero que hace el Fascismo es identificar una nación, un pueblo o una raza que o bien es superior a las demás, o bien está siendo oprimida por otros. En todo caso se identifica una nación, un pueblo, una raza o un territorio o ciudad que no tiene lo que, en justicia, le pertenece.
  • Acto seguido, se definen los enemigos externos culpables de esta situación. (Naciones extranjeras, movimientos ideológicos internacionales, otras razas, otras religiones o los burócratas de Washington o los Gobiernos de Madrid o Sevilla).
  • Posteriormente, se deslegitiman los partidos políticos, las organizaciones sindicales y empresariales: Según los fascistas, cada uno de estos grupos defiende sus propios intereses y no los intereses superiores de la nación, raza o pueblo.
  • Los intereses de la nación, raza, pueblo o ciudad solo los puede representar un líder carismático. Un líder con carisma y con una fuerte y agresiva capacidad oratoria. Por supuesto, un líder que presume de su desprecio a los representantes votados por los ciudadanos en elecciones libres y democráticas. Un líder al que le gusta darse baños de masas y que no duda en utilizar el insulto, la calumnia y la amenaza contra todo aquel que no le de la razón absoluta.
  • Todo aquel que discrepa del líder del movimiento es definido, automáticamente, como enemigo del pueblo, la palabra mas utilizada es “TRAIDOR”. Se emprenden campañas para generar odio contra todo aquel que lleve la contraria al líder fascista. Si las circunstancias lo permiten, se legitima incluso la violencia contra los opositores. Si se llega al poder, no se duda en la eliminación física.
  • No se reconoce la libertad de expresión, ni la libertad de prensa, ni mucho menos la libertad política. Todo se ha de reducir a dar la razón y seguir ciegamente al líder carismático, único intérprete válido de la voluntad y necesidades del pueblo.


Se podría escribir mucho más, pero creo que con esto es suficiente para que reconozcamos a un fascista cuando trate de encabezar y capitalizar reivindicaciones que, a veces, pueden ser justas. No lo olvidemos, todos los grandes fascistas de la historia nacieron de la indignación de los pueblos en momentos de crisis. No repitamos los errores de la historia.

Ante los problemas que sufrimos, no necesitamos salvapatraias sino reforzar nuestra democracia, entendiendo la misma como:

  • Elecciones libres.
  • Estado de derecho, entendido como imperio de las leyes elaboradas por los representantes libremente elegidos por los pueblos.
  • Derechos y libertades individuales y colectivas reconocidas y protegidas: Derecho a la integridad física y moral, libertad de pensamiento, libertad de expresión, libertad para la militancia política, libertad religiosa, libertad de prensa y derecho a la información. Derechos de huelga y manifestación (No confundir con obligación a manifestarse cuando el líder carismático lo ordena). En definitiva, DERECHO A DISCREPAR.

Resumiendo, como diría AZAÑA, la política se ha de hacer con razones y votos.

Para finalizar, un fuerte abrazo para Rafa Troyano, periodista duramente atacado en lo profesional y, lo que es mucho peor, en lo personal, durante los últimos días.

Feliz fin de semana.

PD: No he utilizado fotos del fascismo que creo que estamos viviendo mas de cerca para no encender mas los ánimos. y por no darle el gusto de difundir aun mas su imagen.



Publicar un comentario