Portada

Portada

domingo, 25 de octubre de 2015

La Audiencia Provincial de Granada ratifica mi inocencia


Con la única intención de hacer daño, el Alcalde Lanjarón, Eric Escobedo, planteó un recurso a la sentencia en la que quedó demostrada, de forma absolutamente clara,  mi inocencia de todas las acusaciones que él me venía haciendo desde que llegó a la Alcaldía.

Digo que lo hizo solo con el ánimo y la intención de hacer daño porque él, desde el principio, como le han dicho los propios tribunales, sabía de la falsedad de las acusaciones que me hacía.

Han pasado ocho meses desde que planteó el recurso, ocho meses en los que él, para hacer daño, no ha dudado en ir diciendo que yo me “tendría que volver a sentar en el banquillo”, que yo “aun tenía asuntos pendientes con la justicia” y toda la clase de tonterías que alguien tan ignorante y mala persona como él puede decir.

Han pasado ocho meses en los que ha intentado alargar artificialmente un proceso gastando mucho dinero de todos los vecinos de Lanjarón. Pues bien, ocho meses después, la Audiencia Provincial de Granada me ha comunicado que no le admite a trámite el Recurso. Que no hay nada que alegar a la sentencia de febrero. Soy inocente.

La Audiencia no solo dice que mi actuación ha sido en todo momento correcta, no solo avala la legalidad de mis actos, sino que vuelve a dar un fuerte tirón de orejas al Alcalde por el uso fraudulento que ha querido hacer de la justicia.

Lo dijo muy claro, pagaría la auditoría de su bolsillo.
Llegados a este punto, lo lógico sería que el Alcalde pidiera disculpas, no a mí, que no las necesito, a estas alturas de mi vida, de él no quiero nada; sino a los vecinos de Lanjarón, pues se ha gastado mas de 25.000 euros de todos ellos en intentar hacerme daño. 25.000 euros que podían haber servido para dar empleo o hacer arreglos en sus calles. A los vecinos de Lanjarón es a los que tiene que pedir disculpas, por gastarse de esa manera su dinero y por haberles mentido con tanta cara dura.

También, si conociera el significado de la palabra decencia, debería pagar de su bolsillo, tal y como prometió,  la “auditoría” totalmente falseada que hizo para justificar las denuncias.

Si conociera el significado de la palabra honestidad, dimitiría sin mas dilaciones.

El tiempo es, en la mayoría de las ocasiones, el mejor juez. El tiempo nos seguirá poniendo a cada uno en nuestro sitio. A Eric Escobedo también, que no lo dude.

Quiero aprovechar, una vez mas, para dar las gracias a todas las personas que han estado a mi lado durante estos cuatro años: a mi familia, a mis amigos y, sobre todo, a mis compañeros de partido en todos los niveles. A todos, gracias.

Salud y suerte.


Publicar un comentario