Portada

Portada

viernes, 20 de marzo de 2015

¿Qué cambio quiere el PP para Andalucía?

Para conocer lo que significa realmente el proyecto del PP para Andalucía, me voy a centrar en la experiencia de lo vivido y en el conocimiento real de lo concreto. No voy a entrar en las propuestas escritas por el Partido Popular en su programa electoral porque tanto Mariano Rajoy como Eric Escobedo nos han dejado claro, a todos los vecinos de Lanjarón, el valor que tienen sus compromisos.

No voy a entrar en la impostura del lenguaje corporal del candidato de la derecha a la Presidencia de la Junta de Andalucía, ni en su sobreactuación verbal que delatan, muy a las claras, que todo lo que dice es mentira y que su único proyecto para Andalucía pasa por dos cosas, su ambición de poder y su obsesión con que no gobierne la izquierda.


Hace cuatro años en Lanjarón escuchamos un discurso parecido al que nos hace hoy Juan Manuel Moreno Bonilla. Hace cuatro años, también hablaban en Lanjarón de gobernar para todos y nos acusaban a los demás de no hacerlo. Hace cuatro años se hablaba de generar puestos de trabajo y de luchar contra el desempleo. Y, sobreactuando, se hacía al Equipo Municipal de entonces responsable de todos los parados que había en el pueblo. Se hacía sin tener en cuenta el contexto general de crisis que afectaba a toda Europa y del que no se escapaban tampoco los municipios gobernados por ellos. Se hacía sin tener en cuenta los antecedentes históricos de los ocho años anteriores en los que gobernó Lanjarón el PP y en los que no se hizo nada para crear tejido productivo aprovechando la bonanza económica que vivía entonces nuestro país.




Eric Escobedo, como ahora hace JuanMa Moreno, culpaba a los socialistas de todos los males que nos aquejaban y prometía un gobierno nuevo, alejado de radicalismos, transparente, obsesionado con la creación de empleo y para todos.


Cuatro años después, Lanjarón tiene casi doscientos habitantes menos y casi ochenta desempleados mas. Cuatro años después el Polígono Industrial sigue en el mismo punto de tramitación donde lo dejamos los socialistas el 11 de Junio de 2011. Cuatro años después, los vecinos de nuestro pueblo no pueden ver los Plenos por la Televisión Privada Local. Cuatro años después, a esta cadena de televisión se le niega la entrada a eventos organizados por el Ayuntamiento. En cuatro años, los representantes de la oposición no hemos tenido ni un solo minuto de intervención en la radio municipal que pagamos todos con nuestros impuestos. Cuatro años después, tenemos un periódico municipal en el que solo se entrevista a los miembros del PP, en el que se ha hablado de la oposición en un solo número, en el último, en dos pequeños recuadros, y tras nuestra protesta en el Pleno por el enfoque panfletario de este medio de comunicación.


Pero lo peor de todo no es la falta de transparencia que, además de en el amordazamiento de los medios de comunicación y la censura en los perfiles de redes sociales del Ayuntamiento, también se manifiesta en la negativa sistemática a que los Concejales de la Oposición podamos acceder a los documentos de los diferentes expedientes municipales que solicitamos. Lo peor es el retroceso que hemos vivido en la libertad individual de muchos vecinos, sobre todo de aquellos que menos recursos tienen. En esta campaña electoral se está evidenciando. Cuando vamos los representantes del PSOE por la calle haciendo puerta a puerta y la gente se nos acerca y nos habla en voz baja, casi en un susurro, cuando llegamos a una casa y nos dicen: “Nosotros es que ya hemos votado por correo….ya sabéis….” Cuando nos enteramos de que despiden a un trabajador porque nos ha mostrado su apoyo. Cuando alguien nos dice: “No me dan trabajo porque les dije que os iba a votar a vosotros…” Y tantas y tantas cosas que hemos escuchado estos días. Eso es lo peor, el miedo, la falta de libertad, el jugar con la necesidad de las personas.



El cambio del PP en Lanjarón ha significado un retroceso de muchísimos años en nuestra libertad. Hemos vuelto a una sociedad donde hay personas que tienen que vender la opinión, la voluntad y el voto para tener unos pocos días de trabajo. Hemos vuelto a aquellas imágenes en blanco y negro en las que el patrón llegaba a la plaza del pueblo y daba trabajo solo a aquellos que le eran fieles y sumisos y condenaba al hambre a aquellos que eran incómodos, por buenos y honrados trabajadores que fueran. Hemos vuelto a los tiempos donde si no comulgas con el poder establecido pero necesitas de él, es mejor que te vayas a vivir a otra parte. Ese es el cambio que nos propone la derecha andaluza. Un cambio que no se va a producir porque el domingo, la mayoría de los Andaluces con su voto libre, democrático y digno le dirán al PP de Andalucía que en esta tierra los conocemos bien, que sabemos lo que han hecho a lo largo de la historia por nosotros y, lo que es aun mas importante, que sabemos lo que siguen haciendo en el presente, en esos sitios, como Lanjarón, donde se les da la oportunidad de gobernar.

Y, además, los vecinos de este pueblo sabemos que en la legislatura que termina hemos tenido planes de empleo gracias a que la Junta de Andalucía, sabemos que el Gobierno Andaluz no ha discriminado a ningún municipio en el reparto de fondos, sabemos que, pese a la búsqueda permanente del enfrentamiento por parte de nuestro Alcalde, las políticas de la Junta nos han llegado a todos. Y sabemos que para la próxima legislatura, cuando en Lanjarón vuelva a gobernar el PSOE, necesitaremos un Gobierno aliado que nos ayude a recuperar el tiempo perdido.

Así que, buen fín de semana y el domingo a votar, desde la libertad, para que esta tierra siga progresando y no de ni un paso atrás en las conquistas realizadas.

Un abrazo.


Publicar un comentario