Portada

Portada

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Reformas Estructurales

Durante mucho tiempo, demasiado, hemos escuchado a todo el PP y, por supuesto, a Mariano Rajoy decir que hacía falta un cambio de gobierno, se suponía que era solo este hecho el que sacaba a España de la crisis ya que nunca nos decían que tenía que hacer ese gobierno para que España volviera a crecer y a crear empleo. Como mucho, cuando se les exigía un poquito en algún debate o entrevista periodística, nos decían que para “hacer las reformas estructurales necesarias”. De esta manera, hemos escuchado a medio país hablar de reformas estructurales sin que, al parecer, ellos supieran en que consistían y, por tanto, sin podernos explicar a la otra mitad de que estaban hablando. En un concepto vacío, o del que escondían su contenido, se basaban las expectativas para sacar a este país de la crisis.

Antesdeayer, Mariano Rajoy tuvo que pronunciar su discurso de investidura, un discurso de investidura que ha conseguido pronunciar en su tercer intento de acceder a la presidencia del gobierno, y ahí esperábamos sus definiciones de reformas estructurales. Lo que escuchamos no pudo ser más decepcionante.

En los 31 folios de los que se compone su discurso, Mariano Rajoy dedica una primera parte a poner de manifiesto los malos datos económicos que arroja nuestra maltrecha economía nacional. Hay que hacer notar que el dato de paro que dió no obedece a la realidad, pues según dijo es de 5,4 millones de desempleados según paro registrado; pues bien, según paro registrado, el dato es de 4,4 millones, nada más y nada menos que un millón menos de los que dijo Rajoy. Puede ser que confundiera la fuente y quisiera hablar de paro según la EPA (Encuesta de Población Activa), pero ahí tampoco casan los datos, ya que según esta fuente, el número de desempleados de nuestro país es de unos 4,9 millones. Evidentemenete, los datos de desempleo de nuestro país son muy preocupantes, es el mayor problema al que nos enfrentamos, sea cual sea el dato, la situación es grave, pero me parece que no habla muy bien de un candidato a Presidente de Gobierno el que no trate con el rigor necesario, en su discurso de investidura, los datos que miden, precisamente, el mayor problema de nuestro país.

En una segunda parte, Rajoy nos habla de lo que él denomina su programa de gobierno, y ahí es donde viene lo decepcionante, porque Rajoy no da un programa de gobierno, nos enumera una serie de objetivos generales, de lugares comunes en los que es dificil discrepar. ¿Quien no quiere que haya más crecimiento? ¿Quien no quiere que se genere empleo? ¿Quien puede no estar de acuerdo en que fluya el crédito? ¿Hay alguien que defienda que las administraciones despilfarren dinero o que se solapen en sus competencias? Creo que no, en lo que solemos discrepar las fuerzas políticas es en qué medidas hay que tomar para hacer esos objetivos realidades. ¿Cómo conseguimos que nuestra economía crezca? ¿Cómo conseguimos que ese crecimiento se traduzca en creación de empleo? ¿Cuales son las características, derechos garantías que han de tener esos empleos? ¿Cómo debe de ser el sistema de relaciones laborales para que atienda las necesidades del sistema productivo y trate al trabajador como un ser humano no como una máquina más del proceso? ¿En qué gastos de las distintas administraciones debemos de ahorrar y en qué cuantía en cada uno de ellos? ¿Que competencias hay que fijar a cada administración? Son muchas las preguntas que cabe hacerse tras escuchar y leer el discurso de Mariano Rajoy porque, ¿qué medidas concretas escuchamos? Ahorro de 16.000 millones de euros que no nos dice de donde, porque solo con no contratar funcionarios el año que viene no se consigue esa cifra. Habla de racionalizar el mapa de empresas públicas, fundaciones etc, ¿cuales? ¿cómo? ¿eliminándolas todas como han hecho en Baleares? Ciertamente, y ya lo decía ayer, falta mucho por definir en esta cuestión. Si pensamos que, a la vez, que se propone lo anterior, se quieren dar incentivos fiscales, no subir los impuestos y se dice el crecimiento económico no llegará hasta el 2013. Los ajustes, recortes mejor dicho, serán más dolorosos de lo que nos quieren decir y no lo dicen porque el PP está en plena operación de conquista de Andalucía y no quieren estropearsela a Arenas, su eterno aspirante.

En lo que a la reestructuración bancaria se refiere, se nos anuncia una segunda ola de fusiones, bueno, algo lógico y natural, para decir eso no hay que ser Presidente del Gobierno. Si la situación no mejora, algunas entidades más pasarán por dificultades que harán que se fusionen con otras para evitar la quiebra, compartiendo riesgos y ganando fortaleza, protección y economías de escala; o serán absorvidas por otras que verán en su debilidad la ocasión de crecer a bajo coste.

En resumen, y por no hacerme muy pesado, fuera de los lugares comunes de los objetivos generales compartidos por cualquier ciudadano de bien de nuestro país, Rajoy solo nos anunció que iba revalorizar las pensiones, como tocaba hacerlo, os recuerdo que lo que aprobó el Gobierno de Zapatero fue congelarlas, excepto las más bajas, en 2010 y 2011, o sea, que en 2012 ya se volvían a revalorizar; que va a recortar 16 mil millones, pero no sabemos de donde, que va a haber un año más de bachillerato, (os recomiendo que sobre este tema leáis el comentario que he recibido en la entrada anterior) y que las fiestas pasan al lunes, pero ni ahí fue concreto pues nos dijo que “excepto aquellas de fuerte arraigo social” y yo no sé a cuales se refería. Ah, también nos habló del contrato único. Esta cuestión merece un post aparte.

Hubo también cosas positivas en el discurso de Rajoy, además de saber que quiere que la economía crezca y se cree empleo, lo contrario hubiera sido muy decepcionante, además de reprochable éticamente; Rajoy se ha enterado, por fín, de que la crisis es mundial, Rajoy se da cuenta, por fín, de que la tarea ha de ser de todos y no solo del Presidente del Gobierno, Rajoy se da cuenta de que es importante que la oposición ayude en un contexto como este. Una pena, por decirlo suavemente, que Rajoy sea tan lento, cuanto hubiera ganado este país si se hubiera dado cuenta de estas cosas antes. Que raro que se haya dado cuenta después de haber ganado las elecciones, que raro....

Bueno, como el Presidente del Gobierno, porque a estas horas ya lo es, se puede permitir no concretar ninguna de las medidas que pretende aplicar para conseguir los objetivos marcados, me he permitido, espero perdone la insolencia, redactarle un documento con mis "Reformas Estructurales". Las podéis conocer en el siguiente enlace.



Acequia Mezquerina, Lanjarón


Publicar un comentario