Portada

Portada

jueves, 9 de mayo de 2013

Obras en la plaza. Capricho e insensibilidad de un Alcalde.


Ya han comenzado las largamente anunciadas obras en la plaza. Nuestro Alcalde, una vez más, ha sido incapaz de ser sensible a las demandas de la población. Una vez más su incapacidad para escuchar y dialogar es una carencia que pagamos los vecinos de Lanjarón muy caro. Con estas obras el Alcalde tira a la basura los 385.000 euros que costó la reforma de la plaza en la legislatura anterior y los 40.000 euros que le ha dado Sebastián Perez, Presidente del PP y de la Diputación, por este orden, para el capricho de la fuente.

Cuando en la legislatura anterior se pensó en reformar nuestra plaza, pensamos en generar un espacio para el disfrute y la convivencia de los vecinos, un lugar donde nuestros mayores se sentaran a conversar y nuestros niños lo llenaran de alegría con sus juegos. Pensamos en un lugar donde pudiéramos celebrar nuestras fiestas, un lugar donde el protagonista absoluto fuera el ciudadano. Ello tenía como consecuencia el que había que sacrificar una fuente que ocupaba demasiado sitio, que le robaba a los ciudadanos ese espacio. La decisión, evidentemente, no estuvo exenta de polémica. Se nos presentaron firmas en contra, y ello nos llevó a rectificar el proyecto inicial, dejando preparado un lugar en el extremo de la plataforma para colocar una fuente mas pequeña en cuanto se pudiera, el presupuesto en aquellos entonces no nos daba para ello.(He de hacer notar, que si se presentaron firmas, fue porque expusimos el proyecto al pueblo durante casi un año, todo lo contrario que ha hecho este Alcalde que ha mantenido su diseño de fuente oculta, hurtando a los vecinos la posibilidad de opinar) Tuvimos varios diseños sobre la mesa, básicamente se trabajaron dos, uno que consistía en un juego de piedras de molino sobre el que discurría el agua, símbolo de la interacción del trabajo del hombre con este elemento; y otra opción, mucho mas barata, más humilde, que consistía en colocar allí la fuente que había enfrente de la galería comercial y que José Rubio quitó en su última legislatura. Esta opción creo, a día de hoy, era la mejor, debimos hacerlo y no darle tantas vueltas, aquí, la indecisión fue un error que pagamos políticamente y que ahora va a pagar el pueblo con un derroche de dinero y la pérdida de un espacio que en estos dos años se ha demostrado de mucha utilidad para los vecinos de Lanjarón.


Digo que vamos a perder ese espacio porque la fuente que nos está presentando el Alcalde por las redes sociales, ya sabéis que él vive en la democracia virtual, solo se comunica con los demás a través de twitter, nunca en presencial, es una fuente mastodóntica, podéis verla en la fotografía que él lleno de orgullo tuitea al mudo entero.


Las obras en la plaza, al igual que pasa con el tanatorio junto al Museo del Agua, demuestran que la única brújula de este Alcalde es destrozar lo realizado por los socialistas en la legislatura anterior. Nada mas entrar, arrancó dos árboles para poner el escenario de las fiestas orientado de forma distinta a como era su ubicación natural. Arrancó dos árboles y arrancados se quedaron para que los vecinos que se sientan allí tengan menos sombra y sea más fácil denigrar la plaza. Cuando dejamos la Alcaldía, faltaban por poner las farolas del centro de la plaza. Allí están los enganches y todo lo necesario para instalarlas. Nuestro Alcalde no las pone, porque no le da la gana, y se dedica a tuitear durante las procesiones “la plaza tan oscura que dejaron los socialistas” Con esta publicidad de nuestro pueblo en redes sociales lo que hace perjudicar su imagen turística aunque él cree que con ello perjudica a los socialistas. ¡Qué política más triste!

Uno puede entender que un político se presenta a unas elecciones con unos compromisos electorales que el PP se presentó con el compromiso de una fuente,  y quieran hacerla. Pero hay cosas que no se entienden:

No se entiende que esa fuente no se haya intentado, digo, intentando por lo menos, consensuar con los demás, sea el partido de la oposición o los vecinos que presentaron las firmas.

No se entiende que se haga una fuente tan absolutamente mastodóntica y no una mas pequeña para que los vecinos sigan pudiendo disfrutar de ese espacio.

No se entiende que en la lista de compromisos de este Equipo de Gobierno, la fuente ocupe el lugar número uno. Hoy, Lanjarón tiene muchos problemas mucho mas serios y urgentes que requieren de la actuación del Ayuntamiento y de la colaboración de la Diputación. Tenemos a familiares de personas dependientes recogiendo firmas para que se reanuden las obras del Centro de Día, una infraestructura que daría atención a las personas mas vulnerables de nuestra sociedad y generaría unos puestos de trabajo muy necesarios en el contexto de crisis que estamos viviendo.

Tenemos la Acequia Nueva partida con multitud de agricultores y ganaderos que no saben que va a ser de sus fincas este verano. Multitud de agricultores a los que, hace una semana, el Alcalde les decía que no les podía ayudar económicamente con el arreglo porque el Ayuntamiento no tiene dinero y que ahora comprueban que la Diputación y el Ayuntamiento  sí tienen para poner agua de adorno en la plaza y lo niegan para llevar agua a sus fincas. Hay dinero para romper una obra que apenas tiene dos años, una obra nueva y no hay dinero para arreglar una acequia tan necesaria para tantas familias.

Está claro que Eric Escobedo y Sebastián Perez tienen dinero para fuentes y no tienen dinero para los dependientes, que tienen dinero para romper lo hecho por los socialistas pero no tienen dinero para los agricultores.


Para colmo, Eric Escobedo que tanto criticó, en la legislatura anterior, que vinieran empresas de fuera a trabajar a Lanjarón, aunque contrataran personal del pueblo, ahora está haciendo esta obra con personal íntegramente de fuera, otro compromiso incumplido. Pero es que además, su concejal le dice a la directiva de la Asociación de Trabajadores que ellos, en eso, no tienen nada que ver, que ha sido la Diputación quien los ha contratado. Miente, la Diputación le ha dado un dinero al Ayuntamiento y este lo gasta como ve oportuno. A continuación podéis ver la resolución de concesión de la subvención. Si la leéis con atención, veréis que la conceden por el “incuestionable interés público y social”, algo que es un insulto a la inteligencia de cualquiera que la lea. ¿No es de más interés público y social terminar el Centro de Día? ¿No podía haber solicitado el Alcalde a la vista del desastre ocurrido en la acequia Nueva el cambio de destino de los fondos pues el arreglo de la acequia es de mayor interés público y social? Pero no, no es un insulto a la inteligencia, no se puede insultar aquello que se desconoce.



Una vez mas, Sebastián Perez y Eric Escobedo demuestran su nula sensibilidad, demuestran que su único compromiso es consigo mismos, con una política de escaparate, con una política de las apariencias, una política que no mira ni a los dependientes, ni a los agricultores, ni a los desempleados de Lanjarón.

Saludos.
Publicar un comentario