Portada

Portada

domingo, 26 de mayo de 2013

Dedicatoria

Vista de la Costa africana
Una tarde clara desde La Chaparra (Lanjarón)
“En Roma eras el hijo del “Africano”; en Africa, serás el hijo del “Rumí”. Estés donde estés, querrán hurgar en tu piel y en tus plegarias. ¡Guárdate de halagar sus instintos, hijo mío, y guárdate de doblegarte a la muchedumbre! Musulmán, judío o cristiano. Que te tomen como eres o que prescindan de ti. Cuando la mente de los hombres te parezca estrecha, piensa que la tierra de Dios es ancha y anchos sus manos y su corazón. No vaciles nunca en alejarte allende todos los mares, allende todas las fronteras, todas la patrias, todas las creencias.”

Amín Maalouf. León el Africano

Dedicado a todos aquellos que por pensar distinto a mí me dedican los mas desaforados ataques. Dedicado a todos aquellos que no entienden que se puede pensar de forma diferente y, además, decirlo. Dedicado a los que bajo la apariencia de neutralidad, critican siempre a los mismos y disculpan a otros cuando, como humanos que somos todos, los demás también cometen errores. Dedicado a quienes, por no darse el trabajo de leer, pensar y analizar los hechos y las situaciones, lo zanjan todo con el recurso fácil de “sois todos iguales”. Dedicado a quienes solo quieren que los políticos les regalemos los oídos diciendo únicamente lo que sus pabellones auditivos quieren oir.

Dedicado a los que piensan que para ser “independiente” no hay que mojarse, porque algunos entendemos nuestra independencia como la libertad de comprometernos con lo que creemos y con lo que queremos, aunque ello nos genere enemigos, aunque ello nos genere críticas, aunque cometamos errores y, con ellos, estropeemos un poco nuestra propia imagen.

Dedicado a quienes creen que solo su religión es la verdadera. Dedicado a quienes les niegan a los demás el derecho de tener una religión diferente. Dedicado a quienes les niegan a personas de su misma religión el que la entiendan de forma distinta. Dedicado a los que le niegan a los demás el derecho a no tener ninguna religión.

Dedicado a quienes se dedican a reir la gracia a quienes mandan y, con ello, les dan alas. Dedicado a los que, por treinta monedas de plata, venden y se venden.

Dedicado a quienes se ocultan en seudónimos y anónimos para difamar, calumniar y algunas veces, incluso, amenazar.

Dedicado a los que por diversas vías quieren silenciar mi voz. Que no se aburran, ellos también son libres, pero que sepan que, esté donde esté, seguiré escribiendo lo que pienso, seguiré dando mis opiniones sobre mi pueblo, sobre este lugar en el que para bien y para mal, tuve la suerte de nacer, Seguiré escribiendo desde Lanjarón, desde el exilio, desde la emigración, desde una celda, desde la cima de una montaña o en la inmensidad del océano, esté donde esté, y esté como esté. Que solo hay una forma de callarme y espero que no se atrevan.

Feliz domingo.


Río Lanjarón
Paraje conocido como El Vadillo
Valle del Río Lanjarón
Vista desde el Pico del Caballo.




Publicar un comentario